BIENAL ARQUITECTURA LATIONOAMERICANA 2013

.

 

Al cierre de los actos centrales de la III Bienal de Arquitectura Latinoamericana BAL2013 —las exposiciones aun continúan instaladas— se pueden concluir dos cosas importantes: una que es un evento ya maduro, y otra que cada vez va a tener más densidad, porque los bienalistas de las ediciones anteriores siguen enviando trabajos, y trabajos buenos, lo que no sólo contribuye a darle mayor contenido e interés sino que con el tiempo va camino de convertirse en la ocasión bienal por excelencia de tomarle el pulso a la arquitectura latinoamericana naciente.

José Mª García del Monte definía como ‘una inyección de adrenalina’, lo que han supuesto los tres días de la III Bienal de Arquitectura Latinoamericana BAL2013 celebrada en Pamplona (España) del 16 al 19 de abril, por el ánimo, casi optimismo, que provocaba lo que en ella se ha visto.

La Bienal ha cumplido sobradamente, más que en las dos ocasiones anteriores, el objetivo marcado de servir de cauce para presentar en España los ejemplos recientes y destacados del ejercicio profesional de los arquitectos jóvenes del otro lado del océano, y de servir de cauce para ponerles en contacto entre sí, y para que se afiancen en sus trayectorias, a veces más solitarias de lo deseable, por desenvolverse en entornos mayoritariamente más comerciales y menos comprometidos.

La tercera BAL ha reunido en Pamplona a catorce estudios de arquitectos sub-40 de ocho países latinoamericanos. Dos eran de Brasil, ambos de São Paulo: METRO Arquitetos y H&F Arquitetos; dos venían de Santiago de Chile: HLPS y SOZA-ATANACIO; cuatro de Argentina, MOSCATO-SCHERE y Estudio BaBO de Buenos Aires, CEKADA-ROMANOS de Rosario y A4estudio de Mendoza; uno de Uruguay: BEDNARIK+MIRABAL, de Montevideo, y otro de Paraguay, TOMBOLY-CARISIMO, de Asunción; dos de México D.F.: Ambrosi&Etchegaray y MMX, uno de Perú: 51-1 Arquitectos, afincado en Lima, y finalmente uno de Ecuador, AL BORDE Arquitectos.

Las conferencias matinales de presentación de los trabajos de los estudios seleccionados tuvieron lugar en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra; fueron de gran interés y variedad, y sirvieron una vez más para destacar la importancia que la arquitectura tiene, cuando se emplea bien, para el progreso y mejora la sociedad; de hecho una de las notas distintivas de esta Bienal ha sido la abundancia de trabajos con proyección social importante.

Por la tarde las conferencias y mesas redondas complementarias han generado un intenso foro de comunicación y diálogo en torno a la arquitectura de Brasil, que era el país invitado y a cuya arquitectura han dedicado las actividades vespertinas.

La conferencia inaugural corrió a cargo del arquitecto brasileño Carlos Ferreira Martins que hizo un recorrido interesantísimo por la arquitectura brasileña de la segunda mitad del siglo XX, reivindicando la figura de arquitectos menos conocidos por el auditorio que los grandes maestros como Bo Bardi, Niemeyer, Costa, Artigas o Mendes da Rocha, a cuya sombra crecieron. Sobre Mendes da Rocha disertó García del Monte dando razón de su fascinación personal por su arquitectura y centrando su intervención en los logros arquitectónicos obtenidos sobre la base del recurso audaz e ilustrado de las invenciones estructurales, singularmente de las derivadas del uso del pretensado en hormigón y de sus posibilidades para el logro de grandes luces. Angelo Bucci habló acerca de Artigas y Mendes da Rocha y mostró también algunas de sus propias obras, plena y conscientemente injertadas en la tradición arquitectónica marcada por los maestros.

 

Bárbara Hoidn disertó sobre Brasilia, y Fernando Serapião acotó el panorama actual de la arquitectura brasileña, que completó el arquitecto catalán Helio Piñón con reflexiones acerca del futuro próximo posible de la arquitectura en Brasil y los retos sociales que tiene por delante.

Las sesiones matinales pusieron de relieve las peculiaridades y las afinidades de las arquitecturas de cada país, y se pudo comprobar un auge de obras de gran dimensión casi siempre de iniciativa pública, así como la creciente complejidad de los programas abordados por estos jóvenes profesionales confirmando el buen y prometedor momento que vive la arquitectura en Latinoamérica.

Ha habido una significativa presencia de propuestas de reciclaje o rehabilitación patrimonial que siempre ha sido una de las carencias más notables de la arquitectura de estos países. Destacaron la calidad y precisión de las obras construidas, muchas veces llevadas a cabo por los propios equipos, que han constituido empresas constructoras y promotoras para hacerlas posibles, también económicamente; lo cual muestra la ambición que les mueve y la incorporación de la innovación al quehacer profesional.

 

Entre las novedades de esta Bienal cabe reseñar también la presencia por primera vez de un equipo de arquitectos paraguayo y de otro peruano, que hicieron ver la vitalidad actual de  la arquitectura en esos países.

Al término de la Bienal, la pena de la despedida encendió ya la llama de la próxima, en el 2015, ya que es de esperar que los mismos equipos también estén presentes por medio de las nuevas obras que nos envíen, con lo que esa cuarta Bienal promete ser un encuentro muy serio en el que podremos ver obras de casi sesenta arquitectos latinoamericanos jóvenes, que es como decir que podremos tomarle el pulso a la nueva arquitectura latinoamericana. Confiemos en que acudan por méritos propios grupos de arquitectos de los países que hasta ahora no han estado representados.

Y ojala se pudiesen ver también obras de arquitectos latinoamericanos afincados en USA o Canadá.

Bienal de Arquitectura Latinoamericana BAL 2013

Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra