TALA DE ARBOLES PARA FACHADA de la sede de NORVENTO

.

El pasado jueves 9 de marzo, asistí a la corta de árboles para la fachada del proyecto de la nueva sede de NORVENTO en Lugo, obra del arquitecto Francisco Mangado, cuya fachada se elaborará con madera de eucalipto blanco (Eucalyptus globulus) de montes gallegos. Lo hice acompañado de la propiedad, Marta y Pablo Fernández Castro, de Francisco Mangado y de dos sabios de la madera, Juan Pazos y Manuel Touza, entre otros colaboradores.

Se trata de un proyecto muy singular que intenta revalorizar los usos de las maderas locales y, en concreto, de la madera de eucalipto. Para ello, es necesaria tanto una cuidadosa selección de los eucaliptos en monte como, posteriormente, de su aserrado y del diseño constructivo de la fachada.

 

 

Los eucaliptos que se cortaron tenían una edad próxima a los 50 años, lo que garantiza que la madera de duramen posee una durabilidad natural que permitirá su empleo en una fachada sin necesidad de adicionar biocidas. Además, el elevado diámetro de los árboles permite su posterior aserrado radial. Además de su edad y diámetro, en la selección de los árboles en el monte, intervienen otros factores como la ausencia de grandes ramas, la rectitud de los troncos o la existencia de fibra recta que permitirá evitar problemas durante su aserrado y secado posterior.

 

Normalmente, los aserraderos que se especializan en la corta de este tipo de madera como Juan Pazos, sólo trabajan durante los meses próximos al invierno en los que los árboles se encuentran en reposo vegetativo (la reducción de horas  de luz influye en el descenso de la actividad fotosintética y, en consecuencia,  en la producción de savia). También suelen tener en cuenta la fase lunar en la que se produce la corta, escogiendo siempre lunas decrecientes, por considerar que mejora la calidad de la madera.

Posteriormente se produce un aserrado radial de la madera, evitando las zonas de albura (que no tienen durabilidad)  y la parte central de la troza. La madera radial es más estable que otros tipos despieces y, junto con un adecuado diseño constructivo, permite emplear una especie de madera nerviosa en aplicaciones de exterior como una fachada.

Tras el proceso de aserrado, la madera verde se orea durante varios meses y se finaliza su secado en una cámara de secado industrial hasta que alcanza un 16% de humedad, que es el contenido requerido por el proyecto.

EDUARDO SOUTO DE MOURA AT WORK EN ARQUITECTURA VIVA

 

 

Sujeto y objeto

An Unusual Book on Souto

Eduardo Souto de Moura at work no es un libro de fotografías de arquitectura (o de arquitectura fotografiada) al uso. Tampoco es exactamente un diario personal de vivencias propias o ajenas, ni por supuesto una antología crítica o una monografía. Quizá sea precisamente en esa indefinición donde reside su valor documental. Durante los últimos años han proliferado los documentales sobre  arquitectura y especialmente sobre arquitectos. El libro de Juan Rodríguez transmite lo que muchos de estos ejercicios audiovisuales evocan, a través de una sutil y dinámica convergencia entre fotografías, dibujos y textos, que parece querer reivindicar el valor del libro impreso.

Las fotografías de la obra, y las fotografías del arquitecto enfrentado a su obra, invirtiendo el orden convencional entre sujeto y objeto, conforman el grueso de la edición. Entre ellas, los dibujos y las notas de reputados colegas capaces de intentar ofrecer una semblanza poliédrica y cercana del sujeto y de sus objetos.

Hay un doble significado en este libro: por un lado, el que confirma que la arquitectura sigue encontrando en la fotografía un vehículo capaz como pocos no sólo de retratarla sino de cartografiarla, en el sentido de indagar en las muchas facetas y trayectorias de su ejercicio; por el otro, aquel que reivindica que la práctica de la fotografía encuentra un acomodo perfecto en la arquitectura para seguir enfrentándose a la realidad.

Esta es, en definitiva, la historia de una sombra, Juan Rodríguez, fotógrafo, y de sus vivencias adherido al arquitecto durante más de cuatro años. Es la materialización de un trabajo cuya  piedra angular es la fotografía, pero que se jalona y enriquece con apuntes y textos sugerentes. El lector puede sentirse así ante un sutil cuaderno de bitácora o quizás ante un libro de pasajes. Esta aproximación nos ayuda a descubrir una edición donde el reportaje selectivo sobre una construcción concreta y vivencias personales se unen con dibujos frescos y textos escritos por otros colegas.

Fernando Moral y Alejandro Valdivieso.

 

Juan Rodríguez

Souto Moura at Work

A.mag editorial, 2014

284 páginas; 50 euros

 

THIS  IS  NOT  the usual book of architectural photography (or photo- graphed architecture), nor exactly a diary of firsthand and reported experiences. It is certainly not a critical anthology or monograph. This lack of a way to define it may precisely be wher its value as a document rests. The last years have seen a proliferation of documentaries on architecture, especially about architects. This tome conveys what many audiovisual exercises evoke through a subtle and dynamic convergence of photography, drawings, and texts, in what seems like an endeavor to uphold the printed book.

Photograph o th architect’s wor an photograph o th architect at work make up the bulk of thpublicationinterspersewithsketches and notes by colleagues in a position to give a varied and intimate picture of the subject and his objects.

The book has a two-way message: architecture continues to see photography as a vehicle not only for portraying but also fo mapping itself, and the practice of photography finds perfect use in architecture’s quest to continue addressing reality.

In sum, this is the story of a shad- ow, the photographer Juan Rodríguez, and of his experiences with the architect Eduardo Souto de Moura in the course of over four years. Photography is the keystone, with selected images of a particular body of work, but the book is subtly sprinkled with notes and texts, and personal experiences are combined with new drawings and writings by colleagues.

ArquitecturaViva 171  2015  57